lunes, 22 de noviembre de 2010

La Bella y la Bestia

Casi 20 años después, con dos Oscars y miles de fans en todo el mundo vuelve a la gran pantalla el mejor clásico de la factoría Disney, La Bella y la Bestia. Aprovechando que ya se acerca la Navidad e incluyendo la nueva tecnología que proporciona la "tercera dimensión", se reestrena este maravilloso cuento lleno de canciones, paisajes fantásticos y una historia de amor verdadero, de ese que se encuentra en el interior.
Por si alguien no la conoce, algo casi imposible, Bella es un joven encantadora que tiene a su cuidado a su anciano padre, Maurice. Un día el padre de Bella desaparece en la noche cuando se dirigía a la feria de inventores y su dulce hija sale a buscarle. Le encuentra prisionero en un antiguo castillo custodiado por una Bestia horrible y malvada. Bella se intercambia por Maurice y queda atrapada allí. En el castillo encuentra un mundo increíble junto a los otros habitantes de la mansión: un reloj, un candelabro, una tetera... Bella intenta acercarse a la Bestia y poco a poco va descubriendo que tras esa apariencia de animal malvado se encuentra un ser especial que tiene un especial cariño hacia a ella. Mientras tanto en el pueblo, Gaston, un ser fanfarrón que pretende a Bella, se entera la historia que está viviendo la joven y moviliza al pueblo para matar a la Bestia. En el castillo se forma una guerra y la Bestia acaba herido de gravedad. Bella, que piensa que va a perderle le confiesa su amor y le besa. Finalmente se descubre que la Bestia vivía bajo un hechizo provocado por su superficialidad y solo un beso de amor le salvaría.
Esta maravillosa película, sobre todo su moraleja, es muy apropiada para estos tiempos que corren. El consumo y la belleza se presentan como fundamentales y la superficialidad se convierte en la tónica dominante. Desde bien pequeños los niños deben aprender que la apariencia física no es tan importante como la sociedad trata de imponer, que el interior es lo que mas debe valorarse y lo que mas debe cultivarse. A través de una Bella, que no deja de tener miedo ante el aspecto de la Bestia, esta película intenta demostrar que la belleza en muchas ocasiones pasa a un segundo plano y hay que saber verlo. La joven guapa rechazó al atractivo Gastón porque su personalidad no le atraía lo más mínimo, sin embargo en la Bestia encuentra algo especial, mira dentro de sus ojos y le gusta lo que ve no importándole su imagen espantosa.
La Bella y la Bestia es una película que todo el mundo debería ver al menos una vez en su vida y aunque las nuevas tecnológias han permitido mantener vivo este film pasados los veinte años su reestreno en el cine, con el añadido del 3D facilita esta misión.


Lo mejor de todo: la banda sonora. En 1994 se estrenó en Broadway el musical inspirado en la película y ha girado desde entonces por todo el mundo. Es realmente impresionante: los decorados, la música, el vestuario, el baile... sabe trasladar al espectador a la magia de un cuento, por muchos años que pasen.





3 comentarios:

  1. Sin duda un clasicazo para acercarse al cine con los peques. La duda es si el 3D merece la pena...demasiada discusión ahora mismo como para decidir si gastar 9/10 euros por persona cuando este tipo de películas la podemos ver en casa. Pero bueno, para gustos colores y opciones.

    ResponderEliminar
  2. Creo que poder disfrutar de nuevo con esta maravillosa pelicula, no tiene precio...

    ResponderEliminar
  3. Si podéis ir a ver el musical. Yo lo vi con mis sobrinas y nos encantó.

    ResponderEliminar